adulto-mayor-cervical-desknza

EL POSICIONAMIENTO CORPORAL EN EL CUIDADO DOMICILIARIO

El Home care, o cuidado domiciliario es una  estrategia de atención extra hospitalaria que permite brindar servicios de salud a pacientes con enfermedades crónicas o terminales, con tratamientos de larga duración o discapacidad buscando mejorar su calidad de vida.

Cuando no es posible contar con la ayuda de un profesional, para la atención del paciente en casa, es necesario conocer algunos aspectos básicos sobre lo que se debe tener en cuenta para su correcta atención. Teniendo así, seguridad en el momento de intervenirlos.

Los cuidados generales del paciente deben estar adaptados a la situación actual de la enfermedad y a su pronóstico, siendo necesario establecer  prioridades de atención, especialmente en el paciente con in-movilización prolongada.

Se debe tener en cuenta que cuando una persona no puede estar de pie, la piel puede sufrir lesiones o úlceras durante el proceso de reposo, por lo que se vuelve indispensable una postura cómoda sin zonas de presión, cuando el paciente se encuentre acostado.

uso de cojín cuidado domiciliario

Las zonas más frecuentes de aparición de estas lesiones son prominencias óseas como: escápula, codos, pelvis, cóccix, rodillas, tobillos, talones  y el pabellón auricular (oreja). Una in-movilización prolongada asociada a una postura incorrecta en la cama puede provocar  complicaciones como: aumento del tono muscular, favorecer la aparición de retracciones musculares (acortamiento), rigidez y deformidades articulares, problemas circulatorios, complicaciones respiratorias y gástricas entre otras. Para evitar las úlceras por presión se darán a continuación recomendaciones para el posicionamiento corporal  que es aspecto clave en la prevención y el manejo de estas lesiones:

 

uso almohada desknza

– El posicionamiento corporal debe ir dirigido a mantener una alineación correcta del cuerpo las 24 horas del día, para lo que es necesario hacer uso de cojines y almohadas.

 

 

uso colchón desknza– Para disminuir la presión en las zonas de mayor riesgo de úlceras, se deben realizar cambios de posición cada 2 horas en el paciente acostado y cada hora en el paciente que está en silla de ruedas o sentado. Este período de tiempo aumentará conforme el paciente vaya mejorando y sea capaz de cambiar de posición por sí solo.

uso cojín desknza– Es importante proteger las  zonas de mayor riesgo para la formación de úlceras (escápula, codos, pelvis, cóccix, rodillas, tobillos, talones y pabellón auricular) empleando cojines, almohadas y colchones anti escaras que son de gran utilidad.

– Se debe evitar el contacto directo de prominencias óseas entre sí como el de las rodillas y los  tobillos al tener el paciente acostado decúbito lateral (de lado), el uso de cojines y almohadas es necesario para separarlas.

– Los flotadores no se deben utilizar porque ejercen mayor presión en el área de apoyo donde se coloquen.

– La posición de la cabecera de la cama debe elevarse solo hasta 30 grados, para evitar deslizamientos y presión en la región de cadera. Las  sábanas y tendidos de las camas deben estar sin humedad y sin arrugas.

– La piel del paciente se debe mantener limpia, seca y sin fricción. Se debe aplicar cremas hidratantes y cremas con óxido de Zinc. Si hay aparición de zonas enrojecidas en las prominencias óseas no se deben masajear  para evitar ruptura de pequeños vasos sanguíneos.

Los cambios posturales recomendados para aliviar y eliminar la compresión de los puntos de apoyo utilizando cojines y almohadas son:

  • Decúbito supino (boca arriba):

    • Una almohada o cojín debajo de la cabeza.
    • Una debajo de los gemelos.
    • Una manteniendo la posición de la planta del pie.
    • Dos debajo de los brazos (opcional).
  • Decúbito lateral (de lado):

    • Una almohada o cojín debajo de la cabeza.
    • Una apoyando la espalda.
    • Una separando las rodillas y los tobillos.
    • Una debajo del brazo.
  • Decúbito Prono (boca abajo):

    • Una almohada o cojín debajo de las piernas.
    • Debajo de muslos.
    • Debajo de abdomen.
    • Posición sentada
    • Una almohada o cojín debajo de la cadera.
    • Una debajo de cada brazo.
    • Una debajo de los pies (opcional).

Cuidar en casa a un paciente es un acto de humanidad y una muestra de amor. Tener en cuenta estas recomendaciones usando los dispositivos de apoyo como cojines y almohadas correctamente en el posicionamiento corporal, no solo evita complicaciones físicas sino que ayudan a mejorar la calidad de vida y contribuyen al bienestar del paciente.

Comparte en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+