posición-del-cuerpo-articulo-desknza

LA HIGIENE POSTURAL EN LA VIDA DIARIA

El  agitado ritmo de vida que llevamos, con factores como la actividad laboral, el sedentarismo, los ejercicios con sobre-esfuerzos, el cuidado de niños o  de personas mayores, entre otros, hace  que se presenten diferentes tipos de molestias musculares. Dolor, lesiones y problemas de diversa gravedad, son el resultado de posturas corporales inadecuadas.

Hablar de higiene postural es referirnos a una de las herramientas del estilo de vida saludable, que permite tener una correcta posición corporal, facilitando  un estado óptimo de salud al promover el auto-cuidado, la autoestima y una mejor calidad de vida  con bienestar físico, mental y social.

Una  adecuada actitud corporal no solo se  mantiene en el trabajo. Las diversas actividades de la vida diaria, como manejar un vehículo, estar en reposo o descansar, requieren de una correcta posición del cuerpo, para evitar que se presenten dolores musculares y disminuir el riesgo de lesiones.

Para el  mantenimiento de una correcta postura se deben seguir las siguientes recomendaciones:

Al estar sentados:

higiene postural

– La altura de la silla debe permitir apoyar los pies y mantener las rodillas a nivel de la cadera en ángulo de 90 grados, si los pies no llegan al piso se debe utilizar un reposapiés.

– Siéntese apoyando la columna firmemente contra el espaldar de la silla (utilice un cojín en la región lumbar para mayor comodidad).

– Si la labor realizada exige permanecer sentado, cada 50 minutos levántese, estírese y relájese  5 minutos (pausa activa).

– Evite asientos blandos (puede utilizar cojín) y sentarse en el borde de la silla para limitar la inclinación hacia adelante que genera dolor en el cuello.

– Los codos deben ir pegados al cuerpo y los antebrazos y las muñecas en línea recta.

Frente al computador:

higiene postural

– El borde superior de la pantalla debe estar a la altura de los ojos y a una distancia de 45cms.

– El teclado debe estar a nivel de los codos.

– El mouse y/o los dispositivos de entrada deben estar cerca del teclado evitando sobre-estiramientos del brazo.

Al conducir:

higiene postural

– El cinturón de seguridad debe estar ajustado sobre la clavícula y el pecho sin oprimir y tenso a nivel de la pelvis para evitar deslizamiento en caso de choque frontal.

– El asiento del automóvil debe permitir alcanzar los pedales con la espalda apoyada completamente (puede utilizar cojín en la parte inferior de la espalda).

– El volante debe estar a una altura que permita tener los músculos de la espalda, los hombros relajados y los brazos ligeramente flexionados al tomarlo.

Al recoger  y transportar objetos:

higiene postural

–  Flexione las rodillas  manteniendo la espalda recta.

–  Sostenga los objetos cerca del cuerpo al levantarlos y apóyese firmemente en las piernas.

–  Levante los objetos sólo hasta la altura del pecho.

– Si va a transportar objetos pesados llévelos pegados a su cuerpo, reparta el peso en ambos brazos y trate de llevarlos flexionados.

Al estar acostado:

higiene postural

– Para descansar o dormir  la columna debe estar  apoyada en su totalidad para tenerla alineada y sin dolor.

– En posición fetal (de lado) el cuello y cabeza deben alineados con el resto de la columna al tener las piernas flexionadas con una almohada o cojín entre ellas.

– En decúbito supino (boca arriba) se debe colocar una almohada o cojín debajo de las rodillas para lograr apoyar la columna en el colchón.

– Decúbito prono (boca abajo) la almohada debe ir debajo del abdomen para alinear la columna y evitar el aumento de la curvatura a nivel lumbar que genera dolor.

Al levantarse de la cama:

higiene postural

– Gire para apoyarse sobre un costado, flexione las rodillas y levántese de lado hasta sentarse apoyándose en los brazos.

– Ya sentado al borde de la cama póngase de pie apoyándose en las manos.

Al modificarse la forma de hacer ciertas actividades cotidianas se previene la aparición de complicaciones y lesiones musculares en un futuro cercano, mejorando así su calidad de vida.

Comparte en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+